Comercial Palacios fue fundada por José Vicente Palacios en Calatayud en Enero de 1972 como un pequeño negocio de abastecimiento de las nuevas necesidades para el trabajo industrial, agrícola y artesano con modernas máquinas.

Comercial Palacios es hoy una empresa moderna con más de 3000 mts² de instalaciones y con más de 25.000 artículos.

Trabajamos con prestigiosas marcas en sectores como la ferretería, suministro industrial, construcción, agricultura, jardinería, riegos, piscinas, cercados metálicos, etc.

La razón de nuestro éxito radica en la dedicación, servicio y asesoramiento de nuestro equipo técnico hacia nuestros clientes.

A continuación os dejamos un fragmento sacado del diario “Amanecer”.

Fragmento sacado del diario AMANECER escrito por Pedro Montón Puerto (Poeta y cronista oficial de Calatayud ) en el que se refería a la Inauguración de Nuestra empresa:

Meses pasados se inauguró en Calatayud algo que, juzgando por simples exterioridades, podría considerarse una tienda más montada con el sobrio buen gusto de un establecimiento moderno, sin alardes decorativos pero con esa exigencia actual de servir adecuadamente a sus funciones.

Pronto pudimos darnos cuenta sin embargo de aquel nuevo comercio rotulado sencillamente como COMERCIAL PALACIOS en dos letreros que corren a lo largo de sus amplios ventanales y escaparates, es algo distinto a lo que acostumbramos a ver en esta ciudad populosa, repleta de las más variadas tentaciones mercantiles y de los llamativos reclamos de todas las gamas del comercio.

En las horas de comercio y descarga, por los cristales, tropezaba nuestra vista con férreas máquinas; con diminutos aparatos en cuyo acabado se adivina la precisión y el cálculo más sutiles; con extrañas, para nosotros, formas de herramientas y piezas de hierro, y con innumerables cajas y cajitas, ante las cuales la fantasía de un niño se habría disparado a la búsqueda de maravillosos y laberínticos tesoros.

Pero naturalmente , todo aquello que gozaba, ni por asomo la fantasía , el renglón mercantil es una cosa muy seria para compararla con un juego de niños y el propietario de todos aquellos tesoros un poco encantados para un desconocedor ( y entre los cuales se ve comunes cadenas de todos los tamaños aptas para ser arrastradas por fantasmas o para amarrar piratas como pudiera pensar un pequeñuelo) era también un hombre serio en sus empresas , hombre de realidades enfrentado desde niño con lo duro de la vida, y que ofrecía a su ciudad un lugar para el abastecimiento de nuevas necesidades del trabajo entonando al comenzar esta actividad , así puede decirse, un camino de esperanza al provenir industrial , agrícola y artesano de su pueblo.

Don José Vicente Palacios, hombre relacionado desde hace mucho tiempo con la metalúrgica con cuanto con ella se refiere, emprendía un camino difícil, por lo que casi de novedad tenía en la plaza pero con confianza en sus propias fuerzas y en lo eficaz de sus servicios.